miércoles, 8 de mayo de 2013

HERVAL ROSSANO, UN MAESTRO DE LA TV

Hoy se cumplen seis años de la partida del actor y director brasileño Herval Rossano, quien tuvo una gran influencia en nuestras teleseries, siendo director de "Los Días Jóvenes" considerada la primera teleserie chilena.


En los años sesenta llegó Herval Rossano a nuestro país, entre viajes a Brasil, en donde ya tenía una gran  carrera como actor, productor y director de televisión, se integró al proyecto de televisión experimental de la Universidad Católica de Chile, en donde mucha gente estaba ansiosa de conocimiento de este medio de comunicación que estaba lejos de ser comercial, fue así que Rossano trabajó junto a Rafael Benavente, Hugo Miller y Raúl Ruíz con las primeras producciones, las cuales eran realizadas en cine y en vivo, por lo cual queda poco registro de programas como "Teleteatro de los lunes", "Teatro del Cuento Calaf" y  "Antología del Cuento" por la que la crítica periodista Yolanda Montecinos (Q.E.P.D.) dijo que Rossano "mostraba las cosas chilenas sin ninguna vergüenza de mostrar lo que es" Además dirigió series semanales con títulos como "El Halcón" y "Esta mujer eres Tú"

 En 1967 dirige "Los Días Jóvenes" una historia escrita por Néstor Castagno, protagonizada por Mirella Latorre, Leonardo Perucci y Mario Rodriguez, la cual era transmitida los días lunes, miércoles y viernes y que por formato es considerada por los expertos como la primera teleserie chilena.

  Luego de estar cinco años de ir y venir de Chile, volvió a Brasil en donde continuó su carrera como director del canal TV Globo, encabezando exitosas producciones, entre ellas, "La Esclava Isaura" la teleserie brasileña más vendida en el mundo.
 
A comienzos de los ochenta, luego del éxito de "La Madrastra" TVN quiere potenciar su naciente área dramática y lo contacta para hacerse cargo de sus producciones, instruyendo a directores de televisión con su experiencia y preparando a personas para desarrollar diferentes labores dentro del área dramática, además aprovecharían su prestigio para vender sus producciones en el extranjero, a la vez Rossano dijo que su regreso era también por gratitud, ya que tenía un nombre internacional como el director de televisión brasileña con mayor número de telenovelas vendidas en el extranjero, sus obras se compran a ojos cerrados y parte de eso se lo debe a lo aprendido en Chile.

  La primera teleserie para TVN fue "La Gran Mentira" en 1982, una adaptación de Néstor Castagno de la teleserie "Carihoso" de Lauro Muniz, protagonizada por Schlomit Baytelman, Bastián Bodenhöfer y María Izquierdo, esta última comentó en el programa "40 años de TVN" que llegó a tener alergia en la piel con la alta exigencia de Herval y así era él, exigente, si tenía que grabar 30 veces una escena, lo hacía, quería mostrar emociones, razón por la que les instaba a los actores a sentir el personaje, no solo actuar, no quería puro cartón, sino corazón y que esto se acomodara a los códigos televisivos, había horario de entrada no de salida, para muchos actores esto fue demasiado, otros lo agradecieron, se le tildó de temperamental, polémico e irrespetuoso con su trato con los actores, pero con una capacidad de trabajo, profesionalismo y oficio superlativo para nuestro medio en aquel entonces, admirado y odiado, el director dijo "Si alguien cree que yo lo ofendí, puede estar seguro que se lo merecía, porque debe haber cometido el mayor error en que me parece puede incurrir un ser humano, la falta de respeto por sí mismo" (Revista "Vea" Nº 2.282 año 1983)

  Herval Rossano se involucraba en todo, sugería cosas en el guión, daba su opinión sobre el vestuario, escogía al elenco, se involucraba con el tema central, con los tramoyas, maquillaje, entre otros, definitivamente era un detallista.

  Al año siguiente Herval Rossano dirigió "El Juego de la Vida" escrita por María Elena Gertner y Andrés Pineda, basada en el guión de "Algemas du Ouro" (Los Grilletes Dorados) de Benedito Ruy Barbosa, para la cual quiso innovar colocando la cámara donde nunca se había hecho, mostrando mucho exterior, lugares reconocibles y cotidianos de Santiago, Valdlivia, Viña del Mar y Valparaiso, además de un gran número de personajes e historias, el director dijo que le hubiese gustado que esta obra se emitiera después de las noticias ya que así hubiera podido tratar con mayor profundidad algunas cosas que debió tocar superficialmente por respeto al público, pese a ello, esta teleserie tuvo muchas críticas, su trama de infidelidades fue tildada de inmoral, lo que se acrecentó con las declaraciones del director ejecutivo del canal de esa época, quien dijo a un periódico que no le cabía duda que esas personas eran amantes porque estaban desnudos en la cama, ya que de haber estado casados estarían en pijama, la escena a la cual se refería era una en que se veía a Anita Klesky y a Sergio Aguirre en sus roles de Cármen y Alejandro, un par de vecinos viudos, conversando en una cama en penumbras con los hombros descubiertos, lo cual escandalizó a muchos, lo mismo algunas escenas de cama, que pese a estar semivestidos, se insinuaba que la pareja había tenido relaciones, esas escenas fueron cuestionadas y luego censuradas, lo cual molestó a Herval, quien fue indicado como director inmoral, sin recibir apoyo del canal, asumiendo en solitario las críticas, por lo que decidió renunciar y volver a su país, no sin antes terminar las escenas que estaban a su cargo, en las cuales decidió matar a una de las protagonistas, interpretada por Nivea María, su esposa, quien se iría con él, lo que permitió que posteriormente cobrara protagonismo una joven debutante llamada Carolina Arregui.

  Herval Rossano volvió a Brasil, en donde siguió a cargo de exitosas telenovelas, entre ellas, "Doña Beija" y la nueva versión de "La Esclava Isaura" que se transmitieron con mucho éxito en nuestro país.

Rossano dejó un sistema de trabajo, un método y una organización de producción que es utilizada en gran parte hasta nuestros días, muchos profesionales aprendieron de él, entre ellos Ricardo Vicuña, quien se hizo cargo de "El Juego de la Vida" cuando él se fue, Vicente Sabatini, quien debutó al año siguiente como director con "La Torre 10" y su hijo, Herval Abreu quien ha estado al frente de teleseries como "A Todo Dar" y "Machos"

  Herval Rossano también participó en nuestras producciones como actor, en 1968 se integró en algunos capítulos de "El Litre 4916", la cual también dirigió ese año, también apareció en el primer capítulo de "Marrón Glacé" (1993) en las escenas grabadas en Brasil, interpretando a Juca, el apostador que le presta dinero a Octavio para regresar a Chile y en el último capítulo de "Rosabella" (1997) en donde dirigido por su hijo, interpreta a un galán brasileño que se vislumbra como el futuro de Gina, una de las protagonistas.

  Algunas de las frases del director son "En televisión. todo es igual, nada se crea, todo se copia. Solo hay buenos y malos imitadores de lo ya hecho", "Es falso que se desperdicien esfuerzos transmitiendo las dos teleseries en el mismo horario, por el contrario, incentiva a trabajar con mayor entusiasmo y dedicación profesional" (Revista Vea Nº2.274 año 1983) "Ser director de televisión no es nada Descueve", "Mis obras se compran a ojos cerrados" (Revista "Vea" Nº 2.282 año 1983) "Tuve la oportunidad de aprender de Hugo Miller, Rafael Benavente, Raúl Ruíz, Néstor Castagno, Regis Bartizaghi, Nélson Villagra, Paz Irarrazabal, Shenda Román, Pepe Guixé, Marcelo Romo, Silvia Santelices, Marcelo Gaete y todos los grandes maestros de la televisión chilena cuya historia no puede ser contada sin mencionarlos" (O Director- hervalrossano.com)

  Hoy quise recordar a este gran profesional, exigente, polémico, apasionado, visionario, detallista, y arriesgado a veces, que aprendió y formó a grandes profesionales, siendo uno de los pilares en la formación de las teleseries nacionales.

video
Herval Rossano en una escena del último capítulo de "Rossabella" (1997) dirigida por su hijo Herval Abreu

¿QUÉ TE PARECE?

10 comentarios :

  1. grandes fueron la gran mentira y el juego de la vida.

    ResponderEliminar
  2. quiero ver el juego de la vidaaaaaaaaaaaaaaaa

    ResponderEliminar
  3. Faltan directores de carácter como él hoy en día. En el presente existen pocos directores que sepan entregar proyectos telenovelescos de calidad y brillantez en todos los aspectos. Creo que hubo una instancia durante mediado de los 80 y 90, esfumandose al comienzo de los 2000, en el que se dedicaba un gran esfuerzo y perfección a cada teleserie que transmitían los canales. No importaban si perdían algunos puntos en sintonía, porque para la sucesora, le ponían más empeño que la anterior, hasta lograr hacerla imperdible y querible para los televidentes. También es difícil encontrar directores que sepan pulir bien a los actores, que logremos quererlos u odiarlos, y que nos creamos sus personajes, que sintamos que son de carne y hueso. Y sobre todo la cotidianeidad de las historias y los exteriores que tanta faltan hacen.

    Se extraña maestro Herval Rossano, se extraña!!!!

    ResponderEliminar
  4. tengo una duda, el señor rossano era brasileño o chileno, o las dos cosas???

    ResponderEliminar
    Respuestas
    1. Brasileño, se casó con una chilena, la cantante Doris García, madre de Herval Abreu. Chile se perdió a un gran director y de hacer sus telenovelas exportables debido a la censura del periodo militar y el cartuchismo propio del país.

      Eliminar
  5. Tuve la fortuna de trabajar con él, aprendí mucho, era muy exigente pero eso te exigía trabajar al máximo descubriendo el potencial de cada uno, me parece muy merecido que sea recordado.

    ResponderEliminar
  6. "Cuando un amigo se va
    queda un espacio vacío,
    que no lo puede llenar
    la llegada de otro amigo."

    Como sabiamente decía Alberto Cortez, cuando alguien tan importante ya no está con nosotros, nada puede llenar ese vacío que queda entre los que aún permanecemos acá. Agradezco a la vida el privilegio de haber conocido y trabajado con tan gran profesional y mejor persona: el gran maestro Herval Rossano. Me hubiese gustado que acà al recordarlo, tambien se acordaran de grandes personajes como Moya Grau, Marìa Elena Gertner o recordar teleseries que se hicieron cuando recién comenzabamos a dar los primeros pasos en la televisión como "La Chica del bastòn" o "El Collar de perlas" o "El Socio" entre otras obras que forjaron lo que es la televisiòn hoy en dìa. Gracias Herval por toda tu sapiencia.

    ResponderEliminar
    Respuestas
    1. En este blog hay espacios como este dedicado a Moya Grau y Maria Elena Gertner que nombras.

      Eliminar
    2. Este hombre que escribe aquí... es Ricardo Mansilla... conocido por todos como "Manija"... un camarógrafo de los grandes... de aquellos que tenemos el deber de reconocer antes de escribir la primera linea de la historia de la televisión chilena. Tengo el orgullo de haber tenido un maestro de padre... y de trabajar en todas mis producciones... siempre... mi cámara 1. Manija... el gran Ricardo Mansilla

      Herval Rossano Abreu

      Eliminar
  7. Que bien titulo, un maestro de la TV

    ResponderEliminar

Gracias por comentar