lunes, 16 de enero de 2012

"PELELES" DE ATRÁS PICA EL INDIO

Finalizó la primera teleserie nocturna de Canal 13, "Peleles", una producción que se caracterizó por mostrar la cotideanidad de los personajes, generando cercanía e identificación con el espectador, aunque con un ritmo inestable.

El guión de Rodrigo Cuevas (Los 80) junto a Jonathan Cuchacovich, Nicolás Wellmann y Pablo Toro es digno de alabar y criticar, a parte de saber captar las realidades, fue en ascenso, llegando a un gran atractivo argumental, pero es lamentable que haya demorado tanto en comenzar un ritmo aceptable, en un comienzo las acciones tardaban mucho en suceder, las escenas eran lentas y pausadas para una teleserie actual, lo cual no generó mayor atractivo.

Las actuaciones impecables, desde los peleles hasta los invitados especiales, personajes reales, queribles y que lograban empatía; Un entorno urbano, con espacios reconocibles de la capital como el metro, el centro de Santiago, la penitenciaría, el transantiago, el parque intercomunal de la Reina, barrio república, entre otros; Un lenguaje informal, real y cercano, aunque muchas veces excesivamente coprolálico; Problemáticas como la cesantía, el fracaso, el trabajar en lo que no nos gusta, el embarazo juvenil, el clasismo, entre otras, fueron tratados con realismo y escenas que muchas veces nos sacaban lagrimones de pena y de risa.


Una producción que insisto, hubiese funcionado mucho mejor como serie, con un final deslúcido, real, pero que careció de más acción y momentos lúdicos que caracterizaron gran parte de la serie. Una primera entrega nocturna que no genera mucha confianza, que es lo que en verdad debían buscar, se distanciaron de su competencia al hacer un producto liviano, transversal socioeconómicamente y cercano, su gran fortaleza. Espero hayan tomado el pulso de lo que gusta y no, para no caer en los mismos errores.



¿QUÉ TE PARECE?

8 comentarios :

  1. Blando tu comentario para esta teleserie a la que le tenía fe y me decepcionó en demasía.

    ResponderEliminar
  2. concuerdo contigo, en un comienzo la encontré muy lenta y aburrida, en las ultimas semanas volví a enganchar, era todo rápido, entretenido y emocionante, hasta el final de mierda.

    ResponderEliminar
  3. no me gustó el final, esperaba algo más.

    ResponderEliminar
  4. Penca penca el final, creo que la teleserie mejoro por edición, o si no hubiese presentado la misma acción al final, cosa que no sucedio, si era algo que caracterizo la apuesta fue el realismo de la cotideonidad, pero fue absurdo que el tal Santos, que supuestamente era un gran traficante y todo el cuento, hay sido atrapado de la anda, mula.

    ResponderEliminar
  5. de no haber sido por EL FESTIVAL DE GARABATOS,hubiese sido mejor..todos los extremos son MALOS,ya sean los desnudos,asecinos,o garabatos,los excesos no son buenos,lo mas "REAL" es la clave para el éxito de una teleserie y hacerla mas cercana a la gente.

    ResponderEliminar
  6. A mí me gustó esta teleserie y comencé a enganchar realmente con ella (a pesar de que la vi de principio a fin) como en la mitad, cuando se comenzó a tornar más dramática e interesante. El final... mmm... ahí nomás, esperaba más acción acorde a lo que se había mostrado en el penúltimo capítulo. Fue raro, quizás hubo "exceso de felicidad" al final, aunque no todos se quedaran con sus esposas o parejas. Eso sí, hubo una cosa que me llamó la atención, un detalle muy insignificante que es la guagua que tenían Ignacio y Daniela, el rubiecito al que le decían "guatón" y que siempre aparecía, en el último capitulo no estaba, ni cuando Nacho salió de la cárcel ni en el paseo donde estaban todos los peleles y sus familias. Quizás los padres no quisieron prestar más a la guagua.
    Concuerdo con eso de que algunos personajes que aparecían muy poco, fueron muy buenos, como "El rata" y el jodido papá de Andrea, que hacía José Secall. Ese viejo me hacía reir mucho.

    ResponderEliminar
  7. el final no fue el mejor, la verdad es que fue malo, solo vi los dos ultimos capitulos, ya que nunca me llamo la atencion, lo destacable es el realimo, la cotidaneidad, pero ¿que paso con Susana, el personaje de Francisca Imbodem?

    ResponderEliminar
  8. Malito el final, decepcionado

    ResponderEliminar

Gracias por comentar