jueves, 10 de noviembre de 2016

¿SE "COLOMBIANIZARON" LAS TELESERIES CHILENAS?

 Muchos han notado que desde hace un tiempo el formato de nuestras teleseries mutó a un estilo similar a las teleseries colombianas, más aún después del éxito avasallador que tuvo el año 2000 y 2001 en nuestro país "Yo soy Betty, la fea" transformándose en un verdadero fenómeno mediático y de audiencia de Canal 13.

 En un comienzo las teleseries nacionales tenían una estructura muy similar a las brasileñas, al menos ese era el ejemplo, principalmente por la influencia de precursores del género como Herval Rossano. Más adelante las teleseries fueron formando una estructura e identidad propia, reconocida a nivel internacional, no obstante el éxito de "Yo soy Betty, la fea" y ejemplos de teleseries posteriores como "El autentico Rodrigo Leal", "Pedro el Escamoso", "En los tacones de Eva", entre otras, las cuales fueron llamadas por un sector "La nueva telenovela colombiana", que se caracterizan por tener mucha comedia, personajes algo caricaturizados, con mentalidad más infantil y lúdica, que abarca un público transversal, mucho color en la parte visual, grabada en gran porcentaje en interiores, que continúan su emisión de un año a otro y un elenco más bien reducido, al igual que su presupuesto, fue moldeando la nueva estructura de las teleseries chilenas.

 No es menor que hace unos años Canal 13 haya enviado a guionistas de sus área de ficción a  Colombia para intercambiar modos de estructuras de telenovelas con Fernando Gaitán, responsable de "Yo soy Betty, la fea" que el 2010 entró al libro de los Guinness World Records como la telenovela más exitosa de la historia.

 Esto a modo de estructura, independiente de los actuales personajes colombianos de "Te Doy la Vida" y "Preciosas" que está relacionado con la actual realidad país con una alta presencia de personas del país cafetalero, tanto así, que la próxima vespertina de TVN se centrará en este tema, protagonizada por la colombiana Elizabeth Minotta y la participación del youtuber Lucas Mosquera.

 Guiones más livianos, transversales y lúdicos, con un nivel presupuestario más reducido y que logra acaparar audiencias, con menor riesgo quizás en el horario vespertino, fue una fórmula atractiva de imitar, según comenta una fuente del medio. Cuestionada por un sector que añora la estructura de los noventa, aunque aceptada en sintonía, al parecer esta fórmula adquirida se adoptó y se quedó.

¿QUÉ OPINAS?

5 comentarios :

  1. Yo creo que el medio se adapta a la realidad del país, y hoy por hoy, hay una colonia grande de colombianos concentrados en el norte. Por lo tanto, no me sorprende para nada que el target sea ese público que al final terminará consumiendo el producto y viéndose reflejado más o menos en él. La actriz cubana que interpreta a Salomé en Sres Papis, por ejemplo, es un ejemplo más que como chilenos (en general) aún vemos con resquemor al inmigrante y nos fabricamos estereotipos impulsados al mismo tiempo por lo que se nos muestra en televisión. Por lo general, como personas, tendemos a ver lo malo en el foráneo para que no pertenezca al grupo y desplazarlo. Ojalá que TVN y los demás canales nacionales no caigan en esos estereotipos de cómo se comporta una persona, etc.

    ResponderEliminar
  2. Sé que me estoy saliendo un poco del tema pero las telenovelas son de cierto modo el espejo un poco empañado de la sociedad y refleja más o menos lo que acontece. Por lo tanto, yéndonos a la base que como sociedad no siempre aceptamos a alguien que no se identifica con uno y terminamos por alejarlo; ya sea por su acento, su forma de hablar o vestirse, por un tema de color piel, etc. Esto ocurre porque no somos una sociedad que esté dispuesta a aprender de otras culturas y empaparnos de sus experiencias. Por esto sería inocente pensar que cada uno vive en su metro cuadrado alejado de lo que pase en otras partes. El flujo migratorio pasa en todas partes y los países no se pueden cerrar a eso, o al final estaríamos fomentado la intolerancia y la discriminación. Por lo tanto, como hoy es Colombia, el día de mañana puede ser Haití u otro país. Lo único constante es el cambio como dijo Buda.

    ResponderEliminar
    Respuestas
    1. Entiendo tu punto, aunque la nota hace incapié en la estructura de la novela, un poco más express, más sitcom, no como las de antaño, con más profundidad, esto relacionado con las vespertinas, la que tomaron como referencia las teleseries tipo gags (Sin ser despectivo) de los colombianos y adaptaron acá.

      Eliminar
  3. alfin alguien lo dice, es evidente que se tomó el ejemplo colombiano que dejó un poco de calidad por la sintonía.

    ResponderEliminar
  4. Si esas historias livianas son del gusto del público chileno, pues bienvenidas sean en el horario vespertino. Esperemos que "La Colombiana" funcione :)

    ResponderEliminar

Gracias por comentar