domingo, 24 de julio de 2011

DE PARTE DEL MAL

A propósito del éxito mundial de "La reina del Sur" la cual tambien está dejando huellas en nuestro país, me puse a pensar en las muchas veces que nosotros como espectadores nos ponemos de parte del mal.


Me explico, Teresa Mendoza (La reina del Sur) es asesina y traficante, conocemos su historia, pero a pesar de ser delincuente, muchos quieren saber que pasará con ella, ruegan que no la pille la policía, que no la traicionen, que no le hagan nada y desean verla felíz ¿Por qué? Raro, porque se supone que ¡ELLA ES LA MALA!

Hay veces como esta, en que sin quererlo, nos ponemos del lado del mal, justificando sus acciones y anhelando un feliz final, siendo que en una historia tradicional, entes como ella, serían los villanos, los que deben terminar con el peor de los castigos, pero en esta ocasión, no es así.

Como con "La Mexicana" ese extraño cariño lo han obtenido más villanos, hagamos un avistamiento.


Es 1986 y Canal 13 nos sorprendía con una atípica protagonista, Berenice Oyarzo, Nice, la ambiciosa niñera que para surgir en la vida, usa una serie de artimañas, engaña, crea trampas, perjudica a varios personajes, pero lo llamativo de todo eso, que a pesar de su errático actuar, el espectador quería verla felíz y todos lloramos con su sorpresiva muerte en "Ángel Malo"

El año 2010 Chilevisión debutó en horario nocturno con "Mujeres de Lujo" ahí conocimos a Lázaro Moyano,"El Chaka", un narcotraficante y sicario, un tipo criado en la marginalidad, a quien vimos matar sin escrúpulos, pero que en el fondo tenía buen corazón, por lo que la gente en su casa quería que la protagonista se quedara con él y no con el galán.

En 1999 Tvn presentó atractivos personajes en "La Fiera" entre ellos, Magdalena Ossandón, "La Joyita" una mujer ambiciosa, sin escrúpulos, que usaba su atractivo para manipular a los hombres adinerados, se sospechaba que ella era la culpable de la muerte de sus ex maridos, cual viuda negra, puso a su actual marido en contra de sus hijos y amigos e intentó matarlo, odiaba a la protagonista y le disparó, matando a un hombre, pero a pesar de ello, el encanto del personaje sedujo a los espectadores y más de uno quería que se quedara con Marcos, finalmente fue a prisión, a pesar que algunos lo lamentaron.

En 1996 conocimos al carismático Federico Valdivieso, el alcalde de "Sucupira", un tipo sinvergüenza, mujeriego, mentiroso y con un talento único para el engaño, al que nada le importaba contar de conseguir sus propósitos, manipulaba al pueblo a su antojo, llegó a poner grabadora en el confesionario con el fín de escuchar las confesiones de los feligreses, pero era un personaje tan querido, que a veces olvidabamos que era el malo y nos daba pena cuando las cosas no le resultaban ¿Raro no?

El 2010 fue el turno de Sabina Astudillo Soto, una humilde chica de una caleta con deseos desmedidos de surgir en la vida, que ambicionaba dinero, lujo y poder e hizo todo lo que estuvo a su alcance para alcanzarlo y luego por mantenerlo, convirtiendose así en la "Primera Dama" de la nación, manipuló, engañó y varios damnificados quedaron en el camino pero el personaje era encantador y la gente admiró sus logros, sin importar como los consiguió.

A varios personajes de mal actuar los comprendemos, quizás porque conocimos su historia, razón por la cual justificamos que maten, engañen y no se comporten con el ideal de honestidad de la vida. Pasó tambien con Lautaro Verdugo (Infiltradas) y el Peyuco (Amores de Mercado)

Es la mágia de las teleseries y el encanto de los personajes, cuyas historias a veces nos hacen ponernos, sin darnos cuenta, de parte del mal.

¿QUÉ TE PARECE?

7 comentarios :

  1. Tienes razón, es extraño lo que pasa, debe ser que hace aflorar lo villanezco que hay dentro de nosotros, lo que nos gustaría hacer y no podemos.

    ResponderEliminar
  2. Tienes razón, no me había dado cuenta que a veces le hacemos barra a los malos, lo que pasa es que nos lo presentan como víctimas de las circunstancias y entendemos su actuar, por ejemplo Lautaro de Infiltradas se crió con una familia adinerada parte de la mafia que lo adoptó como uno más, siendo que solo era el hijo de la nana, por agradecimiento siguió sus pasos, siempre con el rencor interno que su padre era un delincuente degenerado y con ambiciones de ser algo más que un simple empleado, por eso era sicario...El Chaka algo similar, en el caso de Nice, Sabina y el Pelluco, encontraron una manera desesperada de obtener lo que tanto anhela cualquier persona de su condición, por lo cual muchos logran identificación.
    Muy buen tema, muy buen blog

    ResponderEliminar
  3. Concuerdo con el comentario, es por la historia que nos muestran, de los villanos rara vez sabemos la razón de su errático actuar y los odiamos por ser "malos de nacimiento" en cambio a los nombrados vemos que han sufrido y la vida los ha hecho irse por el camino del mal.

    ResponderEliminar
  4. No concuerdo con el comentario anterior del todo, es decir, es raro que apoyemos a los malos a pesar de verlos matar, secuestrar y mentir descaradamente, pero no deberíamos justificarlos, todos pasamos por malos momentos y no todos nos inclinamos para ese lado.

    atte.

    Rosa

    ResponderEliminar
  5. Buen tema Mr.TV para reflexionar.

    Fabiola (Te conocí el sábado, eres muy lindo)

    ResponderEliminar
  6. recordemos a Soledad mendez en Complices, la estafadora que se enamoro del presunto estafado Harvey

    ResponderEliminar
  7. Eddo' Mondragónmartes, 26 julio, 2011

    VIVA LA REINA DEL SUR, supo llegar a Chile y quitarles el rating a las tonterías que estaban dando en ese horario.

    No me resulta novedoso que el público acoja y quiera tanto a un rol antagónico, Soledad Méndez (Cómlices) es un ejemplo de ello ¿o acaso ella era odiada por estafar al gringo? Por supuesto que no, mas bien todos querían qe estuvieran juntos, cosa que no ocurrió.

    ResponderEliminar

Gracias por comentar